lunes, 14 de marzo de 2011

Lúpin - Parte II de II


(Esta nota continúa de Lúpin - Parte I de II)



Las aventuras de Sídoli siempre tenían el mismo parámetro. El protagonista, incomprendido, inadaptado a una sociedad consumista banal y exitista, persistía en una idea, contraria al parecer del resto y en total desventaja, hasta que el azar muchas veces intervenía en su favor. Entonces, se revertía el concepto que se tenía de él y obtenía alguna beneficio del asunto. Podía ser reconocimiento, algún viaje en cohete o aladelta o, incluso, vacaciones gratis. Eso hasta el próximo número en que el personaje volvía a ser el mismo incomprendido de siempre. En cuanto a la revista, lo mejor y lo "diferente" empieza alrededor de 1968, cuando comienzan a sortear pelotas y planeadores; al poco tiempo, se agregan los cañoncitos Goliat. Esos que disparaban usando pólvora real. Entonces en la treintena de números aparecen los primeros planitos. Y ahí es donde esta revista se diferencia claramente del resto.

Haciendo un pequeño raconto tenemos que desde el primer número figuran Lúpin, Hercu Sansonacho, Piedrito y Saurito de Guerrero; Johnny Retruenos de Pedro Seguí; Bicho y Gordi, Resorte y El Profe desde "las nuevas aventuras de Resorte" de Sídoli y simpre abriendo la revista está Purapinta de Abel Ianiro. En el número 16, (enero de 1967) aparecen Al Feñique y su pandilla por Guerrero. En el número 19, durante el segundo año aparecen Tuerkito y Gasolina de Pedro Seguí. El primer planito es una Construcción de una cámara clara, en el número 33 (Junio de 1968). En el número 34 se construye el "Vuelalindo", el primer planeador. En el número 39 la "radito experimental", primer planito de electrónica. En el número 41 (febrero de 1969) aparece Mosca Kid. En el 42, número importantísimo para la historia de la Revista Lúpin, se explica cómo construir un microscopio (la primer óptica). También en este número, Al Feñique colabora con el comisario "Machingan" y Resorte pasa a ser "el ayudante del Profe". En el Número 43 se puede ver el primer barrilete, "El Rascanubes II".

Aparecen Saltapones y Manija en el número 47. En febrero de 1970, en el número 53 se publica el plano del primer telescopio (refractor). En el número 117, durante el noveno año (junio de 1975), aparece la maqueta de Icaro, el avión de Lúpin. Aparecerá como planeador para lanzar a mano en el número 210 (marzo de 1983) y con motor a goma en el 305 (febrero de 1991). En el número 148 (Enero de 1978), aparece la maqueta del autito de Bicho y Gordi (Y Bubí, che!!!). En ese mismo año, en mayo, en el número 152 Lúpin te enseña a volar en 33 lecciones. Termina en el nro. 184 (enero de 1981).

Entre los planitos (siempre era todo con diminutivos, como escondiendo la intención mayúscula de educar divirtiendo) había de todo para todos los gustos. Espanta mosquitos electrónicos, radios, amplificadores, guitarras eléctricas (A partir de una paleta de playa!!), cámaras fotográficas, largavistas, barriletes, cohetes de combustible sólido, planeadores, maquetas de aviones históricos, telescopios, ampliadoras, el rincón del scout que nos enseñaban a acampar, prender fuego, armar carpas, cocinar, fabricar cocinas de campaña, etc...

También te daban consejos para soldar, armar circuitos, mejorar tus planeadores, pintar tus maquetas, etc... Unos pocos planos complicados y la mayoría, sencillísimos. Unos con dos resistencias y un transistor y otros con treinta elementos. Todos funcionaban... si los hacías correctamente.

Cuentan que hay un ingeniero argentino en la Nasa que estaba suscripto a la revista y la recibía todos los meses. Yo, en una visita a la redacción, vi la foto de él autografiada con el escudo de la Nasa detrás. La tenían enmarcada y colgada en la pared. Calculo que lo mejor de todo era el espíritu aventurero de verdad que se respiraba desde esas páginas. La conciencia por la naturaleza y el cuidado de la misma. El respeto en general hacia los animales y hacia nuestros semejantes. La campaña para que no fumes, no bebas y para que cuides al planeta Tierra. De eso se encargaba, sobre todo, Sídoli con un fanatismo a veces lindante con el fundamentalismo religioso.

Sídoli tenía a cargo el scoutismo, la electrónica, la astronomía y la preservación del medio ambiente. Guerrero, todo lo referente al vuelo y la maquetería, sobre todo en madera.

La redacción de Lúpin ocupó hasta 1999, dos oficinas del tercer piso del edificio Gloria de Presidente Roque Sáenz Peña (Diagonal Norte) 825, es decir el mismo lugar donde nació y se publicó Rico Tipo. A partir de entonces la redacción se encontró en la oficina 213 del segundo piso de Sarmiento 412.

3. TODO CONCLUYE AL FIN, NADA PUEDE ESCAPAR. TODO TIENE UN FINAL, TODO TERMINA

Curiosamente, en el número 499, se frenó la publicación de la revista, sin llegar al tan ansiado 500. Una injusticia tremenda, porque hubiera sido una alegría que llegaran. Salió la 497, el último número con Sidoli, luego Sidoli fallece y sale la 498. La 499 es el último número de la revista y aparece sin sus personajes. Parece que hubo un problema de derechos de autor que nunca se solucionó.

Es entonces cuando Guerrero decide armar una nueva revista. Se llamaría Pinlu. El primer número, rinde homenaje al mítico número 500 de Lúpin, aduciendo los 500 vuelos del aviador. Al principio sólo tiene a los personajes de Guillermo Guerrero. Son reimpresiones de algunas historietas de los inicios de Lúpin. Luego, según avanzan los números, empieza a aparecer Resorte y el profe, primero y finalmente el Bicho, el Gordi y el Bubi. Tan inseparables como el artículo con sus nombres. Dura apenas una veintena de números. Y antes del 30 deja de aparecer. Claro, en el número 27 fallece el gran dibujante y la revista queda totalmente huérfana.

Sería interesante volver a ver a Lúpin en las calles. Pero es como el tango: El Producto de una época de la que sólo quedan nostalgias. Y es que Lúpin no fue sólo una revista. Fue una filosofía que hoy poco lugar le queda.

Para terminar reproduzco una carta que escribí cuando me enteré del alejamiento del Maestro Sídoli:

"Yo los he tratado a ambos personalmente muchas veces. He ido a la redacción a manguearles firmas y "dibujitos". Lo hice desde mediados de los setenta hasta hace unos pocos meses. Siempre contando anécdotas de la época de “Capicúa” o vendiéndome, (Lúpin en persona!!!!), revistas atrasadas a precio de tapa. Cuando tantos curran por internet a precios elevadísimos. Las mías son de primera mano y con firma de ambos próceres. Tomá mate!!! La amabilidad de estas dos personas se ve corroborada con la frescura de los jóvenes que los ayudan últimamente. Se aplica el refrán de que el pez se pudre por la cabeza. En este pescado se nota que la cabeza está tan fresca como el resto. Salud Sídoli!!!! Queda su huella en el camino de la historieta argentina. Una gran huella dentro de los corazones de todos los que hemos leído durante muchos años la maravillosa revista que aún hoy continúa en los quioscos. Ya lo imagino a Sídoli, Dol y Tito Sol (ese sol que nunca tenía nubes) al lado de Mazzone, Divito y tantos otros pensando como divertir sanamente a los ángeles. Bueno, ellos son ahora los que los disfrutan. Hoy lloro, pero sé que si hay un buen lugar más allá, el dire se merece estar allí más que nadie. Y en el mejor de ellos. Si van a la redacción, no se sorprendan de que Lúpin los reciba y les pregunte que desean. Es él. No hay dudas. Salúdenlo de parte mía."

Desgraciadamente la redacción de Lúpin no está más. Y Lúpin tampoco.











4. Links para continuar la histori
a

Rincón Nostálgico: http://www.ponemosloquepinte.blogspot.com/
Blog de Saltapones: http://saltapones.blogspot.com/
Blog de Lúpin: http://revistalupin.blogspot.com/

Marcelo Piñeiro
© 2002 Rebrote Ediciones

Al Feñique??
No! La pinta de Guillermo Guerrero de joven.












Dibujo realizado por Guerrero el día 15 de octubre del 2004












Sídoli y Guerrero
Guerrero y Sídoli dibujados por ellos mismos. Extractado de la Tapa de la Revista Lúpin Nro. 300, septiembre de 1990













Al Feñique
Primera página de uno de los últimos Al Feñique en la Lúpin número 497 de febrero de 2006. Ultimo Aniversario (41) de la revista









Bicho, Gor
di y Bubi
Ultimas páginas
de la última historieta (republicada) del Bicho y Gordi (y Bubi!) en en la Lúpin número 497 de febrero de 2006.









Ultimo
Aniversario (41) Purapinta
Purapinta (Ianiro) en las páginas de la Lúpin de febrero de 2006




Lúpin 497, Ultimo Aniversario

Tapa de la Revista Lúpin número 497 de febrero de 2006. Ultimo Aniversario (41)









Ultimos tiempos
Una de las últimas historietas (republicadas) de Lúpin Nro. 497, de febrero de 2006, en el último aniversario de la revist
a.







19 comentarios:

Martha Barnes dijo...

¡Sos el dueño de un museo de recuerdos!!! bs martha

Sr. Cairo dijo...

Martha!
No, no soy el dueño.
Los recuerdos son de todos nosotros.
En todo caso me encantaría ser el cuidador o el que los mantiene.

Besos

Netomancia dijo...

Tengo un montón de Lúpin en mi casa, las guardo como un tesoro! Nunca entendí de electrónica, pero me fascinaban los circuitos. Eso si, avioncitos hice y varios! Aún tengo el Mustang en excelentes condiciones. Otros los he extraviado. Me la empezó a comprar mi viejo, como buen aviador y hombre del aeromodelismo. Lúpin, el Bicho y Gordi, que entrañables personajes. Me encantaba en esta última, leer los escritos que había en segundo plano, muy bueno ja. Una lástima que todo termina. Recuerdo una vez que vi la Pinlu en un kiosco y no entendía nada. En el recuerdo y ojalá, que el legado en la memoria de los que la tuvimos en mano, perdure por siempre.
Genial Marcelo!

Sr. Cairo dijo...

Gracias Neto!

Y sí... es así. Es una lástima que no esté más.

Yo, como seguía electrónica en la secundaria, armé varias cosas que funcionaron.

Y lo que decís del Bicho y Gordí es tal cual. Lo mejor era lo que se leía por atrás de la escena. Era otra cosa para leer.

Abrazo!!!

Netomancia dijo...

Un clásico, los carteles de "caramelos chupados, a mitad de precio" ja. Qué ganas de buscar las Lúpin y leerlas che!

Sr. Cairo dijo...

jaja!!!
Y buscalas y leelas!!!
Son geniales. Muy divertidas.

Yo me muero por conseguir la 100. Porque tengo la 200, 300 y 400 (y la 500 que es la 1 de Pinlu)

Una vez la tuve y la perdí. Cuando era muy pibe.

Lo mismo que los suplementos de verano. Tengo algunos pero me faltan varios. Lo peor es que cuando se consiguen los que me faltan, rara vez, son carísimos.

Un abrazo, ches!!!

Gerardo dijo...

Se me movieron un montón de cosas adentro. Recuerdos de mi infancia, algunos que estaban escondidos y me sorprendí al reencontrarlos.

Por alguna razón siempre recordé a Lúpin aunque mi preferido era, lejos, Resorte, al cual curiosamente no recordaba. La memoria tiene esas cosas inexplicables.

Un abrazo.

Felipe R. Avila dijo...

Che,qué excelente informe y diseño.
Te felicito!
Che, yo fui tres veces a la redacción,la primera acompañé a mi tia al banco donde trabajaba y ella me llevó hasta la redacción.Fuimos a comprtar "la" Lupin para mi hermano, pero todos la leíamos.Yo vi ahi las revistas, a Guerrero,a Dol...¡y a Seguí! que me miraba pícaro mientras charlábamos y mientras tanto dibujaba una chica al estilo Divito.Bueno,bah, al estilo suyo. Compramos las revistas, los saludé, nos fuimos.
Me dio verguenza pedirle un dibujo, pero se veía que ellos no tenían problemas en hacértelo.
Años despues volvi por las mias, charlé un rato y compre varias revistas "viejas" a precios ridículos,vendidas como bien decis por el propio"Lupin".Estaba Dol también, pero lo vi bastante serio (¿o era así hasta que hablabas con él)Guerrero en cambio te sonreía todo el tiempo.
La última vez que recuerdo fui a la redacción que ya estaba en la calle Sarmiento, estaba Guerrero y otra gente mas joven ,ya tenian los Cds (¿alguien los tiene todos?) y charlé un poco,los felicité,compré revistas ahora para mi hijo y me fui...a tomarme un cafecito y leerlas un rato.
La felicidad está a veces en estas cosas sencillas...
Felipe

Sr. Cairo dijo...

Era así realmente. Los precios eran ridículos.
Sobre todo si era Lúpin el que te las vendía.

Seguí es cierto que hacía las minas al estilo Divito. Bah, con influencias de Divito. Pero notabas que era él.

Y sí, Dol era serio. Callado. Guerrero también era serio. Como tímidos. Pero les gustaba contar su historia.

Un abrazo

Felipe R. Avila dijo...

Eran serios pero amables.
Che, aclaro que la primera vez que me llevaron yo tenía unos 11 o 12 años...eso me impidió pedirles nada,mi introversión de entonces.

Sr. Cairo dijo...

Amables, no.
Super amables.

Y yo también. Pero fui solo, porque vivía a pocas cuadras.
Y tampoco me animé a nada.

Sólo me maravillaba de verlos laburar... con el tablero y los dibujos a la vista.

Y también de verlo a Lúpin en persona, vendiéndome las revistas viejas.

Abrazo!

karleopold dijo...

sos un capo ! te felicito, yo siempre fui un historiotómano, ya habandonado... qué buen material que publicás...

karleopold dijo...

excelente documento !!! felicitaciones Mr Cairo ( vangelis & anderson?)... soy un historietómano habandonado. felicitaciones !...

Sr. Cairo dijo...

Cómo abandonado? Eso nunca se abandona... es como andar en bicicleta, siempre se puede volver!!

Gracias por tus elogios. Lo que ocurre es que uno le tiene amor a esto de la historieta, entonces, es fácil encontrar cosas buenas que publicar.

Lo del Sr Cairo es por el personaje malvado, traicionero y ruin que construye Peter Lorre en "El halcón maltés".

El tema de Vangelis es buenísimo, pero yo era de la "hinchada" de Zeppelin o Purple.

Un abrazo,

jon dijo...

jalou Mr Cairo. No tengo dudas que el ocio provoca alucinaciones, y si no que me lo digan a mí, que estoy embolado en la oficina y alucinando con tu blog. Estoy por cumplir 48 años y no sé por qué razón me aferro cada vez más a los recuerdos de chico. Fui un adicto a las revistas de Novaro y a nuestra gran "revistucha". Tengo pilas de historietas de Novaro y de Lupins. Nunca fui fana de Patoruzu ni de Isidoro pero también tengo ejemplares viejos. En el fondo de mi placad se amontonan pilas y pilas que cada tanto agarro y releo. Ahora lo de la Lupin es absolutamente enfermizo e inexplicable. es el día de hoy que releo a Bicho y Gordi, Resorte o Saltapones y me río mal. Esos mensajes que dejaban en las viñetas eran y seran únicos en el mundo de la historieta. Filosofía pura! Eran guiños hacia elos mismos y hacia los lectores.En fin, me fui al joraca. Ojalá siga este blog para que uno en ese mundo tan extraño y adictivo como es el de las historietas, se sienta menos solo. saludos ches

Sr. Cairo dijo...

Quedate tranquilo que tu "enfermedad" es bastante normalita dentro de los que estamos en esta edad y que además tuvimos una infancia muy interesante en experiencias intelectuales.

Te recomiendo muchas de los sitios amigos que están en este blog para alimentar tus horas de ocio y melancolía. Encontrarás un montón de amigos y hermanos de lectura por estos lados.

Pegate una vuelta por los sitios que te menciono y verás que no estás tan solo en esto.

Un abrazo,
Marcelo

daguero dijo...

No hay nada que pueda agregar a lo que escribieron los otros.

Solo hubiera querido que Sídoli y Guerrero hubieran llegado a saber que uno de sus jóvenes lectores de los años 70 es ahora uno de los ingenieros que están construyendo el reactor Iter (http://www.iter.org).

Juan Carlos Z. dijo...

Muy buena la nota. Yo leía la revista Lúpin de adolescente y fuí varias veces a la redacción en la decada del 70. Ahora tengo 51 y conservo varias y varios suples. Las historietas de Guerrero eran mas puristas en el dibujo pero medio aburridas, mientras que las de Dol eran mas desprolijas en el dibujo pero descostillantes por los escritos en segundo plano. Todavia recuerdo una que era la del Supermercado que merece un estudio aparte donde Bicho Gordi y el otro flaco se meten en un supermercado... jajaja Otra gran pregunta: ¿Tito Sol era Dol? Un abrazo y gracias por el recuerdo.

Sr. Cairo dijo...

Juan Carlos, Gracias por tus comentarios. Efectivamente Sol era Dol.

Concordamos con los conceptos. La del super, no la tengo... en qué número está??

Un abrazo,
Marcelo